El Valencia CF continúa celebrando su centenario en un año muy especial en el que se ha conseguido terminar la Liga en posiciones de competir en la Champions League europea para la próxima temporada y, además, lo hace con un estadio que este lunes 20 de mayo celebra su aniversario. Porque Mestalla, el coliseo valencianista, cumple 96 años, casi un centenario también en el que ha visto pasar de todo. No entenderíamos la Avenida de Aragón o de Suecia sin la silueta del viejo estadio del Valencia Club de Fútbol recortando el cielo, pero tras 96 años parece que tendremos que ir haciéndonos a la idea que pronto partirá hacía Benicalap. De momento, este coliseo valencianista del fútbol está de aniversario, con una historia plaga de triunfos, alegrías, citas internacionales y el amor de una afición que ha disfrutado entre sus gradas.

Un_dels_primers_partits_a_Mestalla

Fue el 20 de mayo de 1923 cuando el Mestalla abrió sus puertas, tras la decisión de la directiva del club de cambiar el viejo campo de Algirós por esta más amplio y con más capacidad. Sus medidas eran de 100 por 59 metros y tenía una capacidad para 17.000 espectadores (en la actualidad sus medias son de 105 metros por 68 y tiene una capacidad de 55.000 espectadores). Su partido inaugural fue un Valencia C.F.-Levante U.D. con resultado positivo para los locales de 1-0.

Tras este primer partido, Mestalla fue escenario de diferentes encuentros tanto de liga como de competiciones oficiales como Copas del Generalísimo, luego del Rey; Partidos de la selección o trofeos como el mítico Naranja.

En 1950, a expensas del presidente Luis Casanova, se llevó a cabo la primera gran reforma del campo, que se vería obligado a reconstruir en 1957 por la terrible riada que asoló la capital valenciana y que dejó el campo de Mestalla anegado. Tras las mejoras, el campo estreno en 1959 los focos de luz artificial y ampliaba la gradería para acoger a más aficionados.

CAMP_DE_MESTALLA_2014Mestalla no siempre se llamó así, ya que desde 1969 hasta 1994 el estadio llevó el nombre de Luis Casanova, en recuerdo del gran presidente del Valencia Club de Fútbol. El recuerdo del viejo nombre quedaba entonces en el filial, el Mestalla, que adoptó el nombre por jugar en el estadio.

Desde 1998 hasta nuestros días, el estadio ha visto reformada su fisionomía ampliando las gradas y accesos para adaptarlo a la gran demanda de socios y a las normativas para poder disputar la Champions League, que exigía una reforma integra de diferentes aspectos de Mestalla.

1280px-Mestalla_trofeu_taronja_120811Escenario del Mundial 82, subsede de las Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, sede Copas del Rey y, sobre todo, lugar donde el Valencia Club de Fútbol ha hecho sufrir, emocionarse, alegrarse y disfrutar a miles y miles de valencianistas que desde 1923 se han sentado en sus gradas para animar, como siempre hará esta gran afición, a su equipo.

Mestalla nunca dejará de estar presente en la memoria de la ciudad y los aficionados, aunque se renueve o cambie de ubicación. En sus alrededores celebramos los triunfos del Valencia C.F. y dentro disfrutamos del fútbol y además de otras citas tanto culturales, deportivas o, incluso, religiosas o políticas. Mestalla es y seguirá siendo, parte de la historia de una ciudad que vibra cada vez que el Valencia C.F. salta a su césped.

Fotos: Wikipedia (cc)

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.