Si el Corpus Christi de Valencia resulta tan especial y exclusivo es, precisamente, porque tiene un distintivo único, que son sus Rocas, o Carros Triunfales, que salen la tarde de la procesión general, alrededor de las 16.30 horas de este domingo 3 de junio, tirados por caballerías engalanadas para la ocasión, abriendo de esta manera el cortejo, por orden de antigüedad, de la más histórica a la más reciente. Les acompañan tabal i dolçaina, y su momento más especial se vive en la Pujaeta del Palau.

La primera que aparece es la Roca de Plutón, o más conocida como La Diablera, de 1512. Representa el infierno con los siete pecados capitales. Tras ella, San Miguel, de 1528, con el antiguo patrón de la ciudad, San Miguel, y que conmemora la entrada de Jaime I a la ciudad en 1238. Después de ambas, llega la de La Fe, de 1535, que como su nombre indica, representa esta virtud cardinal.

Le sigue la de San Vicent Ferrer, de 1665, que se mandó realizar por el centenario del santo. En quinto lugar desfila la Roca de la Purísima, de 1665, que comenzó llamarse María del Te Deum para luego pasar a su actual nombre para celebrar las fiestas en honor a la Purísima, decretadas por el Papa Alejandro VI. Le sigue la Roca de la Santísima Trinidad, o el Paraíso Terrenal, de 1674, en ella se representaba el misterio de Adán y Eva.

Después de ella, la Roca Valencia, de 1855, que fue construida por la canonización de San Vicente Ferrer, y que lleva restos de la antigua casa de la ciudad. Continúa la Roca La Fama, de 1899, construida para la Cabalgata de la Feria de Julio de 1900 y que ensalza las glorias valencianas. Ya del siglo XX aparece la Roca del Patriarca, construida en 1961 con motivo de la canonización del patriarca San Juan de Ribera, fundador del Colegio del Corpus Christi. En ella aparece el famoso Drac del Patriarca.

Tras ella, va la Roca de la Mare de Déu, de 1995, y construida para el 5º centenario de la Advocación de Mare de Déu dels Desamparats, y que está terminando su proceso de restauración. Y, por último, la más nueva, la Roca del Santo Cáliz, de 2001, y sufragada por la subasta de los socarrats que la decoran. Fue construida a expensas de Amics del Corpus y bendecida por el Papa Juan Pablo II.

Como es habitual, las Rocas esperan en su casa el momento de volver a las calles y ser referente del Corpus de la ciudad de Valencia. ¿Quieres verlas en directo? Adelántate con este reportaje audiovisual exclusivo de You Valencia:

Imágenes: Las Rocas (cc) – You Valencia

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.