El Festival de Eurovisión 2018 ha comenzado a andar, y todo eurofan que se precie tendrá, seguramente, su TOP43 ya confeccionado, con los países que más le gustan y aquellos a los que no tiene tanta admiración. Realizar un ranking de 43 propuestas musicales distintas es todo un reto casi imposible, pero en el fondo, todo seguidor del concurso europeo tiene ya sus filias y sus fobias, y también un esquema previo que variará durante los ensayos y las semifinales. En You Valencia nos sumamos a este gran reto y, otro año más, os hacemos cómplices de él.

¿Queréis conocer las 43 propuestas de Eurovisión 2018? Entre ellas está la ganadora. Hoy empezaremos con las 17 peores (con perdón) actuaciones que veremos en el Festival. Aquellas que no queremos que se repitan en la gran final del 12 de mayo porque, además, confesamos que, por primera vez, no hay ningún país «eliminado» del Big Five ni tampoco el anfitrión. Estas seis propuestas que ya sabemos que van a la final nos parecen meritorias de estar el sábado en directo. Así pues, vayamos con las que no nos parecen que sumen tantos requisitos.

43- SAN MARINO

Siempre es una alegría que San Marino confirme su participación en el Festival, aunque pueda sonar a bullying barato. Cuenta con 9 actuaciones en Eurovisión (cuatro de ellas con Valentina Monetta) y solo una logró pasar a la final. Su apuesta es, casi siempre, bottom de todo eurofan. Y el dúo que nos presentan este año tampoco va a escalar mucho más. El rap no salva una actuación floja que no termina de ser pegadiza. Lástima que vayan a quedarse fuera otra vez más. Confiamos en que pronto encuentren su hueco en el Festival. Recordemos que hace bien poco estaban en estos lugares tan tedios nuestros vecinos de Portugal. Y este año son los anfitriones. Nada más que añadir.

42- RUSIA

La gran madre Rusia nos trae por segundo año consecutivo a Julia Samoylova. En realidad, por primero, ya que el año pasado no llegó a poder concursar porque la cantante tenía, literalmente, la entrada prohibida a Ucrania, país donde se celebró el Festival. Así las cosas, Rusia decidió dar una segunda oportunidad a su artista, y este 2018 probará suerte con un I won’t break que tiene buenos estribillos, pero un más que pobre «todo lo demás». El directo de Julia no impacta. La escenografía no parece que vaya a ser la más acertada, y seguramente solo el morbo suscitado alrededor de esta participación logre clasificarla para la final. Cabe destacar, además, que Rusia lleva desde 2012 logrando quedar, como poco, séptima; y, de hecho, tiene ocho podios en los últimos quince años. ¿Pasará?

41- RUMANÍA

La propuesta de Rumanía no termina de convencernos, porque no termina de arrancar en ningún momento. Este medio tiempo tiene ciertas aspiraciones, pero no las explota. Su rock no es especialmente potente, y la voz de la líder de la banda tampoco es una baza para que consiga votos extra. Descafeinada, casi mediocre, se nos pierde en los últimos puestos de la tabla. Una pena. El año pasado la teníamos en zona de puntos.

40- MONTENEGRO

Es raro que hayamos clasificado tan bajo a una canción folclórica como la de Montenegro, siempre tan bien vistas en nuestro ranking. Además, no cantan en inglés, y eso siempre es un punto a su favor. Sin embargo, este ritmo tan pausado de Inje no nos enamora ni apasiona. Montenegro falla un año más, y es que de nueve participaciones, solo ha logrado colar dos canciones en la final. Deben mirarse otro tipo de candidatura.Y eso que no es realmente mala propuesta la de este 2018.

39- ESLOVENIA

Pasamos a uno de esos temas que o bien adoras o bien detestas. Porque Lea Sirk nos canta una canción algo pesada, repetitiva y con un toque electrónico casi cargante que tiene estribillos tan bailables (por decirle algo bonito) como machacones, que es probable que media Europa quiera dejar de escuchar antes incluso de que acabe la actuación. Eslovenia no tiene demasiada suerte en Eurovisión y, de hecho, de sus últimas diez candidaturas solo ha logrado el pase a la final con tres. Si de nosotros dependiera, no aumentaría esta cifra.

38- GEORGIA

Volvemos a otro tema con toques étnicos e interpretada al margen del inglés. Pero la balada de Georgia, aunque coge ritmo de mitad para el final, no logra ser tan épica como pretende, y eso es un gran fallo. Esta Banda de Ethno-Jazz se esfuerza, y no tienen un mal directo, pero la competencia este año es bastante alta, lo que termina dejando a Georgia en una baja 38ª posición. El año pasado quedó fuera de la final de manera incomprensible, con el temazo con un directo sublime que llevaba Tako, y este año se nos cae ya por su propio peso. Veremos cuál es el resultado.

37- ISLANDIA

Ari Ólafsson, cuyo nombre nos recuerda indudablemente al personaje de Frozen es uno de esos nórdicos monos con una voz prodigiosa, que demuestra en toda la canción con un registro grave impresionante y unos agudos finales que se convierten en falsete con sobresaliente. Su canción suena a himno, pero demasiado lento, sin llegar a tener ese torrente necesario. Sus últimos treinta segundos no consiguen salvar el resto de canción y, por eso, dejamos lamentablemente a Islandia fuera de la final. Desde 2009, que consiguieron una medalla de plata, no levantan cabeza. De hecho, llevan tres años consecutivos quedándose en semifinales. Todo puede pasar este año. Podría dar la sorpresa.

36- ARY MACEDONIA

Mala racha lleva la Antigua República Yugoslava de Macedonia en Eurovisión. Cinco años seguidos sin pisar la final (a pesar de llevar temas muy válidos, como en 2015 y 2016) han hecho herida. Y por eso, este año apuestan por un tema actual, con ritmo, estribillos pegadizos y un cambio de estilo importante que lo mismo se mueve por el pop como por el reggae; una mezcla curiosa que no nos disgusta, pero tampoco nos apasiona lo suficiente para subirla más en la tabla. Suerte a Eye Cue, su apuesta es arriesgada. Quién sabe si tendrá su recompensa.

35- SERBIA

Serbia es puro folclore, y casi siempre lo demuestra en sus propuestas eurovisivas, algunas con más acierto que otras. Este 2018 nos ofrecen una balada coral, con sentimiento y estribillos con mucha fuerza. El directo del grupo es más que solvente, y Serbia siempre está dispuesta a dar la sorpresa de última hora. Al fin y al cabo, su primera participación, en 2007, terminó en victoria (Molitva). Todo un récord. Es una canción potente, que se recuerda y que no te cansa escuchar, pero a la que le falta ese no sé qué para querer votar por ella. No descartamos subirla algunos puestos durante los ensayos. Suerte.

34- LITUANIA

Lituania tiene resultados muy dispares en Eurovisión, y también propuestas que han tocado toda clase de estilos y referencias. Para Lisboa han querido conquistarnos con una balada que coge ritmo en cada verso y que interpreta con una sencillez exquisita Ieva. Es sentida y emocionante, y tiene un directo que llamará la atención, sin necesitar toda clase de artificios, porque consigue su efecto. Le falta no ser tan lineal, y entonces la clasificaríamos para la gran final. Una pena.

33- DINAMARCA

Dinamarca este año ha decido apostar por algo diferente, que suena a Piratas del Caribe, a Master and Comander, a victoria épica, a batalla ganadora, a ultramar y a grandes historias. Rasmussen conquista con un medio tiempo de ritmos marcados y potentes pero sin llegar a ser pesados. Su voz es diferente y también lo es su escenografía. No en vano, ha estado en mitad de la tabla tirando hacia arriba en todas las casas de apuestas. Y no sería de extrañar que se colase en la gran final. La canción es realmente buena, aunque por el alto nivel de la competencia se nos queda en este puesto 33º. Será cuestión de romper en directo. Desde 2013 que ganó, se ha quedado en dos ocasiones en su semifinal. Veremos cómo se desarrolla esta vez. Tiene muchas opciones.

32- HUNGRÍA

Si hay algo que tenemos claro es que Hungría no pasará desapercibida este año. El metal que nos presenta es realmente duro y oscuro, rozando a veces la barrera de lo desagradable y chirriante. Tienen un buen directo, y todo ese potencial de una voz desgarrada que conquista a los que escapan de la purpurina de diva de los noventa en Eurovisión. Una canción fácil, pegadiza y que viene a quedarse. Hungría lleva clasificándose para la final de manera consecutiva desde 2011 y ésta es una buena baza para repetir hazaña, aunque nosotros la dejemos fuera, de momento. Hay ganas de verla en directo, lo admitimos.

31- ALBANIA

Albania está en el otro lado de la moneda de Hungría. Desde 2011 solo ha logrado pasar a la final dos veces. Y seguramente no lo tenga demasiado fácil tampoco este año. Su competencia es demasiado grande, y eso que Eugent lo intenta con un rock comercial al que suma unos estribillos con ciertos toques épicos y una voz espectacular a la que no le hace falta nada más. Sin embargo, a la canción le falta algo, y también queda olvidada entre tanta competencia este año. Lo lamentamos.

30- ARMENIA

Sevak es la apuesta de Armenia para el Festival, que de nuevo se decanta por un tema con un fuerte peso de folclore étnico, de sonidos de una Europa del Este que nos gusta, pero que nos convence más cuando lleva grandes hitos o balades intensas. Y el Qami se nos queda demasiado flojo, a pesar de reconocer que es una apuesta a considerar. Su directo es mejorable, y eso jugará en su contra. Con todo, Armenia concursa desde 2006 en Eurovisión y solo un año se ha quedado en semifinales. Habrá que mirar con lupa cada segundo de su actuación. En el fondo, la vemos dentro de la final. Le falta algo de ritmo.

29- POLONIA

Todos los años nos enfrentamos a alguna canción que nos suena a anuncio, a tema que ya hemos oído en otro momento. Este 2018 le toca a Polonia. Su ritmo y estribillos son veraniegos, de discoteca con terraza, de anuncio de refresco o cerveza. Y nos gusta. Pero el directo hace que baje puntos enteros, y la canción es un «ya lo he vivido» constante, no aportando nada nuevo al Festival. Hará bailar a Europa, y nos levantará de los asientos. Pero dudamos que alguien quiera votar para que gane este tema.

28- MALTA

Malta es uno de nuestros países preferidos, que ha sabido llevar al concurso temas muy aptos con diferentes ritmos y sonidos, pero que tiene resultados muy dispares y no siempre termina de encajar en directo. Para este año han apostado por Christabelle y su Taboo, un tema que parece que viene del futuro, que suena absolutamente a nuevo, y que puede ser todo un torrente con un directo poderoso, si la cantante logra exprimirlo al todo. Sus estribillos tienen garra, y el videoclip es TOP por sí mismo. Toda la suerte del mundo.

27- CROACIA

Con la locura de Croacia abandonamos el ranking de países que se nos quedan a las puertas de la final. En el caso de Franka, por décimas de puntos. Su canción es apta para presentar un perfume o la nueva cinta de James Bond. Su voz es prodigiosa, y lo demuestra en un directo más que notable, capaz de cambiar de nota en apenas medio verso. El ritmo de la canción demuestra talento y sensualidad, y la canción es envolvente. Croacia participa desde 1993, y en su primera década tuvo unas posiciones muy buenas. Sin embargo, estuvo desde 2010 a 2015 sin pisar la final. Sí lo ha hecho en los dos últimos años y es más que probable que Franka repita hazaña para su Croacia, volviendo al país a un puesto digno. A nosotros se nos queda ahí, a la espera de ver su semifinal. Ojalá suba algunos puestos. Es maravillosa.

Imágenes: Eurovision Song Contest

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

One thought on “Eurovisión 2018: Los 17 países que no merecen pasar a la final”

  1. Hungría presenta un espectáculo que tiene su público y pasará a la final y Rusia tiene sus votantes fieles que votan por mala que sea la actuación. Pienso que Finlandia Holanda y Suiza se pueden quedar fuera de la final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.