Los amantes de las Fallas tienen un nuevo aliciente para seguir descubriendo sobre su fiesta favorita, o perderse durante algunas horas por uno de los rincones más históricos de las Fallas de Valencia. Y es que el Museo Fallero de la capital del Turia tiene su entrada gratuita hasta el próximo martes 1 de octubre de 2019. Así se ha anunciado en las redes sociales de la institución pública valenciana, al tiempo que confirman que este hecho se debe a que en julio de este año la Junta de Gobierno Local adjudicó el contrato de ejecución de las obras de reforma y adecuación de la instalación de climatización del Museo Fallero, por un plazo de duración de seis meses.

El importe del contrato asciende a un total de 531.913,34 euros. Asimismo, por estas obras de reforma y adecuación, también se ha aprobado la suspensión del cobro del precio público por entrada para visitar el Museo Fallero de Valencia, hasta el próximo 1 de octubre. Una iniciativa que nos permite descubrir este gran museo, de varias plantas, pegado a la propia sede de Junta Central Fallera, y que alberga la totalidad de ninots indultats oficiales de la semana fallera, esos que se deciden por votación de todos los asistentes a la Exposición del Ninot que se organiza cada año desde principios de los años 30 del siglo XX.

El actual Museo Fallero de Valencia está instalado desde 1971 en el antiguo Convento de la Casa Misión de San Vicente de Paúl está integrado por la colección de ninots indultados grandes (desde 1934) e infantiles (desde 1963), así como por los carteles anunciadores ganadores y finalistas de las Fallas (desde los años treinta), los cuadros que retratan a las Falleras Mayores de Valencia (desde 1995) y la colección de insignias históricas de las comisiones falleras de Valencia. Desde el comienzo de las Fallas, los vecinos contaban con la ayuda ocasional de profesionales como carpinteros, pintores o decoradores para la elaboración de los monumentos falleros.

Con el tiempo y la popularización de la fiesta, apareció la figura del artista fallero, un artesano especializado en el diseño y la construcción de fallas, con sus propios talleres, técnicas y estilos. La progresiva calidad artística de las fallas, la aparición de premios a las mejores y la emergencia del artista fallero, hicieron que en 1934 se oficializara la propuesta de “L’indult del foc” (“el indulto del fuego”), presentada por el artista fallero Regino Mas. Las comisiones falleras llevarían sus mejores ninots, entre los cuales los visitantes elegirían por votación popular el ninot indultado de ese año.

Imágenes: Ayuntamiento de Valencia

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.