Hablar de indumentaria valenciana es, también,  hablar de sedas, brocateles, delantales, picos, ahuecadores y, por supuesto, espolines. El espolín es una de las piezas de telas más preciadas en Valencia, y también es sinónimo de lujo, ostentación y poderío. Porque lucir una de estas prendas es apostar por lo artesanal, por el valor de un trabajo exclusivo y tan tradicional que solo unos pocos pueden realizarlo hoy en día, y hasta se distribuye con certificado oficial. Pero, ¿por qué se llaman espolines? ¿Por qué es tan valiosa y tan deseada por los valencianos, sobre todo los que visten el traje tradicional? Pues es el momento de acercarnos a este tipo de tela y sus  características.

Para comenzar a hablar de los espolines, tenemos que remontarnos al siglo XV cuando la industria sedera en Valencia, Gremi de Velluters, era una actividad muy productiva y ofrecía una gran calidad de telas fabricadas en sedas y que se exportaban en la conocida ruta de la seda. En Valencia, se popularizó el uso para la vestimenta, realizando dibujos especiales en los bordado, que se grababan en cartonajes que servían de guía en los telares manuales con las que se producían. El nombre de espolín para estas telas, le viene dado por las lanzaderas de los telares, también llamados espolines y que cierran las tramas de hilos de seda, confeccionando el fondo y los dibujos.

Su riqueza y valiosidad le vienen adquiridas por la materia prima, surgida del capullo del gusano de seda, que conforman, fondo, bordados y tramadas, por lo que podemos decir que en su totalidad estas piezas son realizadas en seda cien por cien. Las piezas son sedas estrechas, con las que actualmente se confeccionan los trajes de valenciana. Casas como Garín, Rafael Catalá o Vives y Marí son los últimos y actuales expertos a la hora de tejer este tipo de tela. Cada una de estos telares tiene en su propiedad diferentes cartonajes con los que cada año confeccionan la tela para Falleras Mayores, Reinas de fiestas o, sencillamente, para valencianas (y valencianos) que quieren lucir sus trajes tradicionales.

Así, encontramos el Reina, el Valencia, Borlas, Espigas, La Rica, San Felipe, Francia o, el más actual, el Fallera Mayor de Valencia y Fallera Mayor Infantil de Valencia, cuyos dibujos tiene en propiedad el Ayuntamiento de la ciudad y con el que se confecciona el primer traje oficial de las representantes de ese año. Dos espolines exclusivos que hemos visto, desde hace apenas unos años; concretamente, desde el año 2001, que lució Adriana Polo por primera vez. La “única” diferencia, entre todos ellos, es el color que cada Fallera Mayor de Valencia escoge para su fondo, sus tramas y sus flores.

Una diferencia apreciable, especialmente para los entendidos en espolines y en indumentaria, y que convierte cada traje en tan exclusivo como personal, porque cada niña y cada mujer le otorgan su propio carisma a su traje. Sea como sea, el espolín, aunque algo prohibitivo, sigue siendo la reina de las telas a la hora de hacer un traje de valenciana y con el que lucir la rica indumentaria que tenemos en estas tierras. ¿Cuál es tu dibujo preferido? ¿Y a qué persona le has encontrado el más exquisito?

Imágenes: (cc) Espolín – Rafael Catalá

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.