El próximo sábado 18 de mayo se celebra en Tel Aviv, ciudad de Israel, la gran final de Eurovisión 2019 y toca subir algo más que los últimos competidores, porque desde 2014 y el décimo puesto de Ruth Lorenzo, ninguno de nuestros cantantes logra estar entre los más votados. La murciana repitió posición de Pastora Soler, que en 2012 también fue la décima clasificada. Dos grandes baladas que han marcado los últimos diez años del Festival en nuestro país, y que rompen directamente con la rumba pop que lleva Miki, el representante de España de este año, con el que se buscará ganar Eurovisión de nuevo, tras 50 años de sequía. La venda no aparece entre los grandes favoritos, y es probable que el podio vuelva a escaparse a nuestro país pero… ¿Siempre hemos tenido estas pésimas posiciones en el Festival o nunca hemos tenido podio? La respuesta, obviamente, es que no.

España hizo su primera aparición en Eurovisión en el año 1961 (el concurso lleva realizándose desde 1956 de manera ininterrumpida) y, desde entonces, ha participado un total de 59 veces, estando siempre en la final. Un éxito que, por un lado, tiene poco mérito, ya que nuestro país forma parte del grupo de cinco países que tiene su hueco asegurado en el certamen desde 2004. Pero, anteriormente, siempre que hubo semifinales, España logró clasificarse para competir en la gran final y conseguir ganar o, por lo menos, estar en el podio. Y sí, hay que romper el mito de que “España quedaba mejor con Franco que ahora que va directa a la Final”, porque tampoco es cierto del todo. De hecho, en 1962 (con Víctor Balaguer) y en 1965 (con el retorno de Conchita Bautista), nuestro país fue el último de todos, en ambas ocasiones, con 0 puntos.

Un hecho que se ha repetido en tres ocasiones más. Remedios Amaya y Lydia fueron últimas en 1983 y 1999. La gitana no logró ni un solo punto. Lydia, en cambio, tuvo uno. Manel Navarro también quedó último en 2017, con ese carismático Do it for your lover, con el que sí logró cinco puntos, pero nada más. En la otra parte de la moneda, las mejores clasificaciones de España, que hoy vamos a recordar para animar a Miki a que, efectivamente, puede conseguir una muy buena puntuación final este año.

España tiene dos triunfos en Eurovisión

Dos años seguidos, en 1968 y 1969, España fue el país más votado en el Festival. El La, la, la de Massiel fue nuestra primera victoria, y quizá la más recordada. Apenas 29 puntos fueron suficientes para lograr la victoria en nuestro octavo concurso. Un hecho que logró que, al año siguiente, Eurovisión se celebrase en el Teatro Real de Madrid, la primera y única vez que el Festival se ha celebrado en nuestro país. Y, también, de las pocas veces que un país ha ganado siendo el anfitrión. Porque Salomé logró que Vivo cantando también se alzase con el primer premio. Cuatro países empataron con la máxima puntuación (solo 18 puntos) y los cuatro se nombraron ganadores, sin decidir el resto del podio, algo que, en la actualidad, ya no puede suceder, porque hay técnicas de desempate. Curioso que, además, este 1969 ningún país de los 16 que competían, salvo Reino Unido e Irlanda, cantasen en inglés.

Cuatro medallas de plata en 59 años

Y si España ha ganado dos veces, en otras cuatro ocasiones ha sido segunda clasificada, un hecho que tampoco ocurre desde 1995, cuando Anabel Conde y su Vuelve conmigo obtuvieron la medalla de plata, y que nos hizo volver a saborear las mieles del triunfo. Las otras tres veces en las que España ha sido segunda se han dado en los años 70. Karina cantaba En un mundo nuevo en 1971, olvidando la primera frase en directo, pero con una orquesta de fondo que casi nos hizo ganar. Igual ocurrió en 1979, cuando Betty Missiego, peruana de nacimiento, representó a nuestro país con Su canción, rodeada de niños (algo que ahora está prohibido, de hecho) y que nos trajo un segundo puesto que supo a gloria. Pero, con respeto a todas las anteriores, es el año 1973. Mocedades compitió con Eres tú, para casi todos los eurofans, la balada más mágica que ha llevado España a Eurovisión.

Empatadísima con la ganadora (solo 4 puntos de diferencia), Mocedades lograron la puntuación más alta que ha tenido España en Eurovisión hasta la fecha: 125 puntos. Un hecho curioso porque, además, desde que se separaron las puntuaciones de jurado profesional y televoto, muchos son los países que superan con facilidad los 300 y 400 puntos. España, sin embargo, no logra superar la barrera de los 100 puntos desde 1995. La que más se ha acercado desde entonces ha sido Pastora Soler, con 97 puntos, en el décimo puesto.

La medalla de bronce más “internacional”

El grupo Bravo, con Lady, lady, es nuestra única medalla de bronce en Eurovisión, pero supo a gloria. Una canción a medio tiempo que enamoró a todo el continente, con un estribillo muy pegadizo y un juego de voces maravilloso de este grupo que, en cambio, tuvo más pena que gloria en su propia carrera musical. No hay que olvidar que este tercer puesto vino justo al año siguiente de no tener ni un solo punto con Remedios Amaya, por lo que puede considerarse una pequeña victoria más de España en el Festival.

Tres grandes de la música para tres grandes resultados

Quizá algunos no lo saben, pero Julio Iglesias estuvo en Eurovisión. Sí, fue en el año 1970, cuando su carrera todavía estaba despegando. Quedó 4º clasificado, con uno de los temas más importantes de su trayectoria musical, Gwendolyne. No es nuestro único cuarto puesto, porque veintiún años después, Sergio Dalma también cantó una de sus mejores baladas. Bailar pegados terminó, efectivamente, bien arriba de la tabla en Eurovisión 1991, rozando el podio de un año que muchos pensaron que también era nuestro. Justo el Festival anterior, en 1990, Azúcar Moreno también habían ido a concursar. Bandido, otra canción icónica donde las haya, quedó en quinto lugar. Anécdota también fue que Toñi y Encarna pararon la actuación nada más empezar y volvieron a salir a escena. No llegaban a escuchar bien el ritmo de su base musical. Se presumía ya ese carácter que, hace apenas unos días, les ha hecho abandonar Supervivientes.

18 veces entre los diez mejores

Y aunque parezca que quedan olvidados, hay que recordar que en otras 18 ocasiones, España ha estado entre los diez países más votados. Muchos parecen no querer recordarlo, pero en sexto lugar han quedado Raphael (en el año 1967), Nina (en 1989), Marcos Llunas (en 1997) y David Civera (en 2001). El de Teruel es, además, nuestra mejor clasificación en el siglo XXI. Porque desde su sexta posición, ningún otro cantante ha logrado subir tan alto. Llevamos 18 años esperando.

Justo por debajo, en séptima posición, Raphael (en su primer año, 1966, ya que el artista concursó dos veces seguidas) y Rosa (2002, el maravilloso año del Europe’s living a celebration con el que muchos aspiraban a ganar el Festival… Y ya han llovido 17 años más). En octava posición solo tenemos a Beth, en el año 2003, en ese pequeño lustro de buenos años para España. En noveno lugar, nuestra primera aparición en el Festival, ya que en 1961 Conchita Bautista se estrenó novena. También fue noveno Peret, en el año 1974, y Micky, en el año 1977. Un año después, José Vélez, en 1978, repetía novena posición, con el archiconocido “Voulez-vous dancer avec moi? Quieres que bailemos un vals?”, que más de una vez habrás cantado…

Y, cerrando esta tabla de magníficas posiciones, en décimo lugar España ha quedado nada más y nada menos que en siete ocasiones. En 1972, con Jaime Morey; en 1975, con Sergio y Estíbaliz; en 1982, con Lucía; en 1986, con Cadillac; en 2004, con Ramón; y, como ya hemos comentado, en 2012, con Pastora Soler; y en 2014, con Ruth Lorenzo. Ahora toca desearle toda la suerte del mundo a Miki, a ver si, para el año que viene, podemos recordarlo también como uno de nuestros mejores años históricos. ¿Será posible un nuevo podio?

Imágenes: Eurovision.tv – RTVE – YouTube

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.