En verano debemos tener más cuidado con nuestra piel y, sobre todo, estar más pendiente de nuestra cara, porque es aquí donde encontramos zonas más sensibles. Por eso, queremos que aprendas a cuidar tu cara en este tiempo del año, en el que vamos más a la playa o piscina, tomamos más el sol y queremos estar bien morenos. Sigue estos pasos para tener una cara cuidada y una piel resplandeciente durante los meses de verano.

En primer lugar, deberemos mantener la piel de cara hidratada, es uno de los pasos fundamentales para el cuidado. Para ello, los expertos recomiendan el uso de cremas hidratantes, con factor de protección solar, ya que es importante protegernos de la tradición. También se recomienda el uso de tónicos refrescantes que, además de aportar la hidratación, nos alivia el calor de la cara. Estos tónicos los aplicaremos con un algodón por toda la cara, sin secarlo, ya que la piel irá absorbiendo el líquido.

Para mantener la piel de la cara en perfectas condiciones en verano, también es muy recomendable un lavado diario de la cara con geles o jabones neutros, ya que los convencionales pueden alterar el ph de nuestra piel y eso no lo queremos. El por qué de esta limpieza a fondo, sencillo, la exposición al sol aumenta la aparición de puntos negros en nuestra piel, ya que la oxidación de la materia grasa hace que tengamos las indeseables espinillas en la cara. Así que ya sabéis, antes de ir a dormir, una buena limpieza de cara.

Según nuestro tipo de piel, podremos utilizar mascarillas faciales para conseguir una hidratación extra. Además, las mascarillas nutren nuestra piel, que se ve más afectada por la exposición al sol del verano. Algunas de estas mascarillas son ideales para prolongar el bronceado, además de dar un tono más natural.

Por su puesto, en este cuidado de la cara en verano, no nos olvidamos de las zonas más sensibles. Una de ella son los labios, que además de llevarse parte de los tratamientos antes descritos, es una buena idea el reforzarlos con labiales de protección solar, que además de hidratar y prevenir que se corten, dan un aspecto más saludable a nuestros labios. Otra de las zonas sensibles es el contorno de los ojos. Olvídate del pepino y usa para calmar el calor y el efecto del sol, unos algodones empapados en agua helada o tónico facial, con el que conseguiremos un descanso extra en esta zona de la cara.

Ya sabéis, la cara es nuestro espejo, lo primero que damos a la hora de una cita o reunión con amigos y qué mejor que tenerla siempre lista para cualquier momento, aún siendo verano.

Imágenes: (c.c)

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.