Sí, a nosotros también nos ha dado este mes por comprar mucha ropa. ¿Pero es que alguien es capaz realmente de resistirse a los descuentos que podemos ver en Valencia estos días? Seguramente no. Y es que, amantes de la moda y fashion victims, ya podéis prepararos para nuestra temporada preferida, porque ya están aquí las Rebajas 2018. El momento perfecto para deshacerse de todos esos regalos que no han terminado de convencernos estas Navidades sin que se enteren nuestros Reyes Magos, o poder darnos un capricho con las estrenas que nos entregaron en Navidad.

Sea como fuere, es una gran temporada para renovar armarios y disfrutar con la moda y las tendencias que se avecinan o que terminan de pasar, a los mejores precios. Comienza el primer periodo de rebajas del año y es el momento de echarse a la calle para adquirir esa prenda, ese modelito o esas botas o abrigos que vimos en los escaparates a principio de temporada, pero que hemos preferido esperar a comprarlo ahora. Desde el 6 de enero y hasta incluso principios del mes de marzo es el periodo establecido para que las tiendas y grandes superficies celebren las rebajas de invierno, que todos esperemos con ansia y que algunos hasta planifican con semanas de antelación.

Sin duda es uno de los mejores momentos para hacerse con lo último en moda, sin gastar más de lo que deberíamos. ¿O sí? Porque como siempre, estos periodos vienen acompañados de una serie de recomendaciones para que no salgan caras las compras o nos la den con queso en nuestra boutique o tienda predilecta. Así, hay que tener en cuenta, siempre y con absoluta seguridad, que las prendas rebajadas sean de la temporada en la que se celebran o de la que vienen precedidas las rebajas. Es decir, la temporada invierno-primavera debe ser la estrella en las rebajas de ropa y calzado. Ojo, que no siempre es así, por lo que siempre tenemos la opción de denunciar ante consumo de este hecho.

También hay que comprobar que realmente se trate de una rebaja el precio por el que pagamos. Para ello, las prendas deben de ir etiquetadas con el precio real de mercado y el que se queda después de aplicar el descuento o reducción. También vale que en la etiqueta se sobreponga el tanto por cien a descontar. Por supuesto, la calidad es un referente y un must en las rebajas, porque la palabra no es sinónimos de chanca o desecho. Así que si coges una prenda en las rebajas comprueba que esté bien etiquetada, que no contiene taras y que está en perfecto estado.

Ante cualquier duda, no vaciléis en pedir hoja de reclamaciones o devolver la prenda, ya que aunque estemos en rebajas, las tiendas y grandes superficies tienen el deber de aceptar la devolución. Así que ya sabéis, salid a por ese modelito que tenéis en mente, pero siempre seguros de que compráis bien y realmente hacéis uso de unas buenas rebajas.

 Imágenes: (cc)

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.