La seda que dio esplendor a la Valencia del Siglo de Oro

imageCon la celebración de las actividades del plan de la Unesco de la Ruta de la Seda, que han convertido a Valencia en la Ciudad de la Seda 2016, y la reciente reapertura de la sede del Colegio del Arte Mayor de la Seda después de una ardua restauración, ha hecho que el interés por aquella industria dedicada al vellut vuelva a resurgir con fuerza, al menos su historia, en nuestras tierras.

Y es que la industria sedera en Valencia tuvo un importante foco en la industria sedera mundial, desde que la Ruta de la Seda abriera hasta oriente, de donde nos llegó el uso de los capullos de gusano para confeccionar los hilos y posteriormente las grandes, suntuosas y exquisitas telas que han llegado hasta nuestros días. Pero debemos remontarnos hasta la ocupación islámica de nuestras tierras, donde encontramos diferentes focos de producción como los de Valencia, Alzira, Carcaixent u Orihuela. Más tarde, con la entrada del Rey Jaume I y la fundación del Reino de Valencia, el trabajo de sederos o velluters, gozó de especial protección recogida en Els Furs los que propició en el siglo XIV una exposición de los artesanos de la materia.

Colegio Seda 001Pero es sin duda el siglo XV, la época de mayor esplendor de la seda valenciana. En 1474 se constituyó el primer Gremi de Velluters, dedicado a San Jerónimo ya que, según la tradición, fue el primer santo en vestir sedas dada su condición de cardenal. Con la creación del gremio, el tejido valenciano vería regulada su comercio y su producción, teniendo como mejor vehículo para ello el Colegio del Arte Mayor de la Seda, creado en 1494. Y, por si fuera poco, entre 1482 y 1548, la construcción de la Lonja de la Seda o Mercaderes, hizo que la comercialización de este producto alcanzará la mayor cota de interés mercantil de nuestra ciudad.

Colegio Seda 003A lo largo de la historia, la seda valenciana cayó en el olvido, restringiéndose su uso y comercialización a términos más locales. En algunos lugares donde dejó mucho dinero, se cambió su comercio por el cultivo de la naranja, como es el caso de Carcaixent. En Valencia fue a menos esta industria y, aunque el gremio y el Colegio del Arte Mayor de la Seda no cesaron su actividad, si la sede del mismo que hasta nuestros días no ha visto recobrar su esplendor.

Hoy en día, este tejido tan valenciano lo podemos disfrutar en nuestras fiestas, con grandes telas llamadas espolines en los trajes tradicionales. Pero la seda valenciana está presente en tapices, vestidos y otras prendas, que siguen siendo la base del comercio de empresas y artesanos que continúan su labor para que Valencia no deje de formar parte de la Ruta de la Seda.

Imágenes: You Valencia

1 Comment

  • Lacy Ritchey
    3 años ago Reply

    Genial justo esto es lo que me faltaba para terminar mi trabajo, al fiiiiin T.T GRACIAS!

Comenta la noticia

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Start typing and press Enter to search