Las Fallas de Valencia y la Magdalena de Castellón fueron las primeras, pero todo parecía pronosticar que no serían las últimas y, efectivamente, el Ayuntamiento de Valencia y numerosas fiestas de la ciudad han comenzado a pactar sus suspensiones, como la de San Vicente Ferrer, afectadas por la situación sanitaria vigente y el Estado de Alarma ordenado por el Gobierno de España a causa de la expansión del virus COVID-19. De esta manera, y tal y como informa el Ayuntamiento de la capital del Turia, la Junta Vicentina se reunirá en cuanto pueda para decidir si la suspensión es definitiva o si se aplaza la celebración en el calendario festivo de este año.

Las celebraciones por la festividad de San Vicente Ferrer el próximo mes de abril han quedado suspendidas en sus fechas habituales, según ha anunciado este martes el concejal de Cultura Festiva del Ayuntamiento de Valencia. De esta forma, sigue los pasos de las Fallas y la Semana Santa Marinera, cuyas celebraciones también han tenido que posponerse, sin fecha real todavía para poder celebrarse.

Desde el Ayuntamiento de Valencia se ha explicado que «una vez aplazadas las Fallas y suspendida la Semana Santa Marinera, como ya avanzamos la semana pasada que habría que analizar una por una cada una de las celebraciones que se acercan en el calendario festivo de nuestra ciudad para comprobar su viabilidad y, en este caso, ante la imposibilidad de organizar las celebraciones habituales ni de ensayar los milagros, y por la proximidad en el tiempo, no queda otra opción que la suspensión de las celebraciones». En este caso, la siguiente por prioridad e importancia era, efectivamente, la de San Vicente Ferrer.

Este anuncio llega después de los contactos que se han producido en los últimos días entre la Concejalía de Cultura Festiva y la Junta Vicentina, que se reunirá en cuanto pueda para decidir si la suspensión es definitiva o si la evolución de la situación sanitaria permite aplazar las celebraciones. Desde el Ayuntamiento se ha hablado este mismo martes 17 de marzo con la Honorable Clavaria de este año, Inmaculada Atienza, para trasladarle «personalmente y a todas y todos los que hacen posible la fiesta vicentina un mensaje de ánimo».

Además, desde el Gobierno local se ha reiterado que «la prioridad absoluta es la contención del virus COVID-19 en nuestra ciudad» y ha recordado que solo una evolución muy positiva de la actual coyuntura sanitaria permitiría realizar celebraciones próximas en el calendario festivo de la ciudad como las Cruces de Mayo, la festividad de la Virgen de los Desamparados o las celebraciones de San Expedito en la Xerea, el Cristo del Grau, la Virgen del Consuelo en Morvedre y el Cristo de la Fe en Sant Isidre.

Todas ellas están, de momento, con los ojos puestos en las cifras del Ministerio de Sanidad, a la espera de que «la curva» del COVID-19 empiece a aumentar solo en personas dadas de alta.

Imágenes: You Valencia

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.