Parece que, finalmente, la Plaza del Ayuntamiento de Valencia va a dejar de ser como la habíamos conocido en los últimos años. No será la primera modificación grande que sufra, ni tampoco la última, seguramente. Pero el consistorio de la capital del Turia está más firme que nunca en su empeño por “remodelar y peatonalizar” esta céntrica plaza, corazón de la ciudad y, para ello, ha convocado oficialmente un “concurso de ideas y pone en marcha un proceso participativo para adecuar los usos de la principal plaza de la ciudad”.

Así lo ha anunciado el propio Ayuntamiento de Valencia en una nota de prensa publicada también en su web, en la que se comenta que este jueves 5 de septiembre se han presentado “los criterios que han de definir este proceso”, y ha subrayado la voluntad del Consistorio de “consolidar, en este mandato, el proyecto político de vertebrar una ciudad de plazas, recuperar el espacio público y mejorar la calidad urbana y paisajística”. “La peatonalización de nuestra plaza del Ayuntamiento es una iniciativa fundamental”, afirma la nota, que ha presentado los criterios que regirán el proyecto.

“El objetivo es consolidar un modelo de ciudad de plazas y, sin lugar a dudas, la plaza del Ayuntamiento tiene un carácter emblemático, por lo que es necesario abordar un proceso completo que es complejo y que –ha subrayado- va a tener su tiempo de recorrido, pero lo merece porque va a definir la identidad del centro urbano y de toda la ciudad”. El proceso va acompañado de un proceso paralelo de participación ciudadana para que vecinos, vecinas y entidades y colectivos puedan aportar sus opiniones e ideas, que serán recogidas en la redacción del proyecto.

Para ello, el Ayuntamiento convoca un concurso público abierto a toda la ciudadanía y entidades. En primer lugar, una vez concluido el proceso participativo y recogidas las propuestas del vecindario, se abre una fase de libre concurrencia en la que los participantes aportarán de forma totalmente anónima una primera propuesta de ideas en base a los objetivos del pliego de prescripciones técnicas. Entre todos los proyectos presentados, un jurado designado por el Ayuntamiento elegirá cinco propuestas que serán bonificadas con 8.000 euros cada una.

Los respectivos equipos redactores deberán entonces desarrollar y presentar estos cinco proyectos y, de ellos, se elegirá un ganador final, que tendrá una retribución de 290.000 euros (más IVA). El Ayuntamiento de Valencia ha explicado que, una vez finalizado el concurso, empezarán las obras que tendrán un coste económico aproximado de cinco millones de euros. Se calcula que el concurso en sí podría empezar a finales del actual año o principios del año próximo, una vez que ya está adjudicada la fase del proyecto participativo. La finalidad es que los equipos redactores puedan recoger las ideas que surjan de la participación de la ciudadanía.

De manera paralela, el Ayuntamiento señala tres criterios técnicos que han de cumplirse: En primer lugar, ha de haber una peatonalización planificada de la plaza del Ayuntamiento: “queremos que la plaza deje de ser una rotonda y un espacio de estacionamiento, y sea un ámbito para los peatones”, por lo que el proyecto deberá “recoger una estrategia de conexión que permita dar continuidad a la plaza de la Reina, la plaza de Brujas y La Lonja, de manera que haya un itinerario para peatones y ciclistas que permita conectar estas tres plazas emblemáticas de la ciudad”.

La idea que tiene el consistorio valenciano es que ello “permitirá dar el primer paso definitivo para la peatonalización del centro histórico e impulsar esa Valencia amable, sostenible y libre de contaminación“. Esta acción prevé el paso del transporte público por este eje, así como las zonas de carga y descarga, y el acceso de los vehículos de emergencia, del vecindario, y de servicios de hostelería, entre otros, pero eliminará el paso del tráfico privado.

El segundo de los criterios debe recoger el carácter que la plaza del Ayuntamiento “ha adquirido estos últimos cuatro años como espacio de referencia para el desarrollo de nuestra cultura, festivales, conciertos y actividades generalistas para toda la ciudadanía”. Además, el diseño habrá de contemplar a su vez su función como epicentro de la actividad festiva y especialmente fallera, y mantener la ubicación de la mascletà y la falla municipal. Finalmente, la propuesta tendrá en cuenta el mercado de las flores, un elemento identificatorio de la plaza, “que queremos mejorar y dignificar con un nuevo diseño de los quioscos”.

Finalmente, el tercer criterio recoge los principios de sostenibilidad y calidad medioambiental, “lo que significa que tiene que haber una estrategia implementada dentro del proyecto en el que se integren espacios verdes, pavimento, mobiliario urbano, alumbrado y eficiencia energética, especies vegetales adecuadas a las condiciones climáticas de la ciudad adaptadas al bajo consumo de agua, reutilización de aguas pluviales, y especial cuidado con las afecciones por presencia de restos arqueológicos”.

Se estima una duración aproximada de seis meses para la realización del proceso participativo, al final del cual se abrirá un plazo de 60 días para la redacción y presentación de los proyectos. Tras la valoración del jurado, que no tiene plazo establecido, habrá otros 35 días para exponer el desarrollo de los cinco proyectos elegidos. Una vez elegido el proyecto ganador, se establece un plazo de cinco meses para la entrega del proyecto definitivo. ¿Cómo será pues la nueva Plaza del Ayuntamiento de Valencia?

Imágenes: Archivo You Valencia

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.