Podría decirse de él que ha sido y es la voz valenciana por excelencia. Nino Bravo fue valenciano de adopción, dado que nació en Aielo de Malferit, pero pronto se trasladaría a la capital del Turia por trabajo de sus padres, a hacer vida, y a lograrse él también una salida, como tantos otros. De profesión, joyero, Luis Manuel Ferri Llopis, como realmente se llamaba Nino Bravo, nunca dejó de cantar, una afición que llevó con cierta profesionalidad en su adolescencia, compaginando este trabajo de joyero, desde los 16 años, con varios grupos musicales.

Los Hispánicos fue su primera banda, fundada con dos amigos. Con ella actuó en presentaciones falleras y verbenas populares, labrándose un hueco en el barrio de Sagunto de Valencia durante al menos dos años. Poco después se unió al grupo Los Superson, que habían perdido a su cantante principal. Con ellos empezó a ganar fama en localidades valencianas como Catarroja, y llegando a actuar en el Teatro Principal de Valencia. Nino Bravo empezaba a sonar con fuerza. Y tuvo un ángel en 1969: Augusto Algueró.

El compositor catalán le ofreció cantar Te quiero, te quiero, que ya habían interpretado antes Carmen Sevilla y Raphael, y hasta Lola Flores tenía su propia versión. Pero la de Nino Bravo fue distinta y arrolladora, y a este éxito le siguieron Esa será mi casa, Mi gran amor, Noelia, Cartas amarillasUn beso y una flor. Poco después llegarían también Mi tierraLibre, además de la póstuma pero especialmente conocida América, América, en 1973. Cuatro años de fama que, incluso, le llevaron a intentar representar a España en Eurovisión.

No tuvo suerte en ninguna de las dos ocasiones en las que lo intentó. En 1970, cuando quiso concursar con Esa será mi casa, el vencedor fue Julio Iglesias (quien actuaría en el Festival con Gwendolyne). Al año siguiente volvió a intentarlo, pero quedó tercero. Karina y En un mundo nuevo fueron los vencedores, quedando además en un espléndido segundo lugar en Eurovisión 1971. Y aunque el certamen europeo se le resistió, no podemos negar que Nino Bravo lo intentase por todo el mundo. Fue cuarto clasificado en la III Olimpiada Mundial de la Canción, que se celebró en 1970 en Grecia. También participó en el V Festival de la Canción de Río de Janeiro (en Brasil) y en la 12ª edición del Festival de la Canción de Viña del Mar, en Chile.

En toda esta vorágine pudo actuar en una gran gira por América Latina, conociendo así Argentina, Chile, Colombia, Perú, Venezuela, México, Puerto Rico o Miami, y hasta Nueva York. Después de casarse y ver nacer a la primera de sus dos hijas, María Amparo, pudo actuar de nuevo en el Festival de la Canción de Río de Janeiro (en su VII edición), donde ganó con Mi tierra, empatado en el primer lugar con el estadounidense David Clayton-Thomas. Un año después, y dentro de las Fallas de Valencia (concretamente, en Parador 73), cantó por primera y única vez el Himno de la Comunitat Valenciana. Justo un mes después, Nino Bravo fallecía en un accidente de tráfico en el término municipal de Villarrubio, en Cuenca. Era el propio Nino Bravo quien conducía el vehículo.

Los homenajes se han sucedido a lo largo de los años, desde musicales hasta su museo en Aielo de Malferit, su población natal. Y no son pocas las imitaciones que ha vivido su figura, incluso en el programa Tu cara me suena, de Antena 3. Hoy se cumplen 47 años de su fallecimiento, y en You Valencia nos sumamos también a estos homenajes a la figura de uno de los grandes de nuestra música.

Imágenes: (cc)

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.