Es una de las ciudades más turísticas de la provincia de Valencia, con más de 20.000 habitantes, y que tiene otros 25.000 años de historia. Viajamos hasta Cullera y subimos hasta su punto más elevado. Así, desde su castillo, podremos contemplar esta maravillosa panorámica de la ciudad valenciana. Porque entre la antigua desembocadura del Júcar y el mar Mediterráneo se asienta esta gran ciudad, presidida por su imponente castillo, y que cuida sus tradiciones y su huerta, al tiempo que vive pegada al mar, con playas kilométricas y un paseo muy turístico.

Cullera 003Un paseo que también podemos recorrer por su casco antiguo, que cuenta con más de 100 inmuebles catalogados y protegidos por su valor arquitectónico. Destaca sin duda la Casa de la Enseñanza y la Casa Consistorial -obras del insigne arquitecto Vicente Gascó- ambas de finales del siglo XVIII, o la Casa de Palomes y el Mercado Municipal de principios del siglo XX. Pero si nos damos una vuelta por su termino municipal, lo encontraremos jalonado de ermitas, muchas de ellas visitables, como la Ermita dels Sants de la Pedra (sede del Museo del Arroz) en pleno parque natural de la Albufera.

Y aunque pueda ser la más famosa, también podremos visitar la Ermita de la Font Santa, la Ermita rupestre de Santa Marta o la Ermita de San Vicente en la pedanía del Brosquil. Una variedad de recursos patrimoniales que hacen de Cullera un destino perfecto para los amantes de la historia y la arqueología, ya que también cuenta con un Museo Municipal ubicado en el interior del Castillo donde se exponen piezas arqueológicas de todas las épocas. Porque la historia de Cullera está indisolublemente ligada a su posición estratégica. Desde la época prehistórica ha sido ocupada por las diferentes culturas y civilizaciones que han dejado su huella en forma de vestigios arqueológicos, monumentos y fortificaciones.

Sobre todo en la época de dominación islámica, que hoy forman parte de su atractivo turístico y cultural. Recorrer y visitar estos vestigios es adentrarse en la Historia con mayúsculas. Una historia que también pasa por la aportación de sedimentos que, durante milenios y por el río Júcar, ha dibujado el idílico entorno litoral de Cullera, caracterizado por 15 kilómetros de fina arena, que ofrecen a los visitantes todo tipo de ambientes. Los más urbanos encontrarán su mejor opción en las playas de San Antonio y el Racó.

Cullera 001Quienes busquen un entorno más tranquilo pueden hallarlo en la del Dosel, la Escollera, el Marenyet o l’Estany. Los amantes de los deportes náuticos tienen su espacio sobre todo en la de Cap Blanc, pero también en las de San Antonio, el Racó o el Marenyet; los naturistas en el Mareny de Sant Llorenç y las mascotas en el Brosquil. Una playa que no descansa en los 365 días del año y que, de hecho, celebra cada mes de julio el Medusa Sunbeach Festival y la localidad multiplica, todavía más, su actividad nocturna, con una de las mayores concentraciones de música estival, destino preferido de cientos de jóvenes.

Cullera reivindica además su condición de cuna y patria indiscutible de la paella de pescado y marisco. Para certificar su hegemonía, organiza un concurso gastronómico de ámbito nacional, aportando un plato de nueva creación a nuestra cocina, elaborado por el prestigioso restaurador Salvador Gascón: “La Paella de Cullera”, que puede degustarse en los mejores restaurantes. La rica gastronomía y la generosidad de sus habitantes hace de Cullera uno de los lugares más imprescindibles, no solo en verano, sino todo el año.

Imágenes: You Valencia – Ayuntamiento de Cullera

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.