Las expectativas de las casas de apuestas han vuelto a cumplirse un año más, y Países Bajos es el flamante ganador de Eurovisión 2019. Lo ha logrado con un total de 492 puntos, la cuarta victoria con más puntos de la historia del Festival (Portugal ganó en 2017 con 758 puntos, Ucrania lo hizo en 2016 con 534 e Israel ganó con 529 en 2018). Una victoria, sobre todo, gracias al televoto, ya que el jurado había dejado a Países Bajos en tercera posición, por detrás de Suecia (que finalmente ha sido sexta) y de Macedonia del Norte (que ha logrado terminar octava). Y es que ésta es la maravilla del nuevo sistema de ofrecer los puntos en el Festival, separando los puntos de los jurados profesionales y el televoto de la audiencia que ve Eurovisión, para dar más emoción a ese último momento del concurso.

De esta manera, la intensísima Arcade, que nos habla del desamor relacionado con el mundo del videojuego, se convierte en la ganadora del 64º Festival de la Canción europeo, logrando que Duncan Laurence sea el anfitrión el año que viene, cuando Eurovisión se traslade de Israel a Países Bajos. Era el gran favorito de las casas de apuestas y había motivos suficientes. Una canción lenta, de ritmo marcado, con unos estribillos llenos de fuerza, un coro que potenciaba todavía más cada verso y un solista al piano que solo estaba acompañado de una vibrante luz, que ha emocionado casi tanto como la propia interpretación de Duncan. El holandés se hizo famoso en 2014, cuando participó en la versión de su país de La Voz. Tras su paso por el concurso, terminó de formarse musicalmente en Reino Unido y Suecia.

Es curioso, sin embargo, que Países Bajos no haya ganado ni en jurado ni en televoto. Para el jurado profesional era la 3ª favorita, y la audiencia la ha dejado segunda, pero el cómputo total de puntos la ha dejado, efectivamente, como la ganadora de la edición, siendo Duncan Laurence el auténtico triunfador de ambas partes. Y si Duncan ha logrado encandilar a toda Europa, con su balada, también lo ha hecho Mahmood con ese ritmo más actual de Soldi, y es que Italia ha sido segunda en el Festival, a solo 27 puntos de diferencia. Era otra de las firmes candidatas a ganar y su directo ha sido realmente potente. En tercer lugar, poca sorpresa también. Rusia repite con esta medalla de bronce que también logró Sergey Lazarev en Eurovisión 2016. Parece que es el talismán de su país, ya que el año pasado, en cambio, no lograron pasar de su semifinal. Sergey volvía con artillería pesada, ya que Scream era otra balada intensa, para lucir torrente de voz, y con una escenografía impactante, llena de efectos especiales y espejos.

Una puesta en escena dirigida por Fokas Evangelinos, bailarín griego que, también, ha sido el director de la escenografía de España este año. Nuestro país, en cambio, ha terminado con una posición muy distinta. Miki solo ha podido ser el 22º de esta edición, terminando con apenas 60 puntos, uno menos que el año pasado Alfred y Amaia pero, en cambio, una posición por encima. No ha sido, desde luego, la noche para Miki, a pesar de que La venda parecía encajar muy bien en toda Europa, como se ha podido comprobar al cantarla en directo desde Tel Aviv, con todo el público venido arriba, y hasta el resto de participantes bailando la conga durante su actuación. España, además, había sido última para el jurado profesional, subiendo esos cuatro puestos gracias al televoto.

Porque para la audiencia votante, España ha logrado ocupar el 14º lugar, con votos de hasta doce países distintos, siendo Portugal el único que nos ha otorgado la máxima puntuación, los famosos 12 points que, en cambio, no ha dado su jurado profesional, ya que de los 60 puntos finales de España, 53 son de ese televoto y, los otros 7, del jurado de Bielorrusia (que ha dado 6 puntos a Miki) y 1 del de Rusia. Por detrás de España han quedado Israel, la anfitriona, Alemania, Bielorrusia y Reino Unido, que ha terminado última con solo 16 puntos. Se da la casualidad de que de estos cinco países que han cerrado la parte final de la tabla de Eurovisión, cuatro ya tenían su pase asegurado en la final.

Solo Francia, que ha terminado 14ª e Italia, segunda como hemos comentado, han podido demostrar algo más. Lo mismo ha ocurrido con los países de la primera semifinal, que todos los eurofans coincidían en que era la que tenía menor nivel. Únicamente Australia (novena clasificada) e Islandia (que ha sido décima) se han colado entre los diez países más votados. Los otros seis, más Italia, procedían de la segunda semifinal. Con este mismo resultado, Australia vuelve a demostrar que es un peso pesado del Festival, a pesar de que concursa desde hace un lustro. Siempre ha estado en la gran final y, este año, vuelve a ser novena. La gran actuación de Kate Miller-Heidke y su Zero gravity, a ritmo de ópera y desde las alturas, ha logrado ser una de las más votadas finalmente, aunque no ha podido superar tampoco a Países Bajos, que hasta el último momento ha mantenido el pulso con Suecia para saber cuál de las dos era la que ganaba Eurovisión 2019.

Suecia ha acabado finalmente sexta, pese a ser la gran favorita del jurado profesional, que la mantenía ganadora con 239 puntos. De esta manera, Suecia sigue sin bajar del séptimo puesto desde 2014, todo un mérito para reconocerle también a John Lundvik, que con Too late for love? ha sido uno de los más aplaudidos del Festival. Lo mismo ha ocurrido con Noruega, ya que el trío KEiiNO ha obtenido una quinta posición, pero han sido primeros en el televoto. El jurado, sin embargo, los había dejado en el 15º lugar.

Entre el resto de finalistas, la máxima sorpresa, quizá, ha sido la de Macedonia del Norte, segunda para el jurado profesional, que ha acabado octava, y que no figuraba como una de las grandes favoritas. El país, sin embargo, puede estar más que orgulloso, ya que es la segunda vez que pasaban a la final desde hacía diez años. Lo mismo ha ocurrido con San Marino, que finalmente han acabado en 20º lugar, pero más que meritorio, ya que de diez participaciones que cuentan en Eurovisión, ésta era su segunda final.

El año que viene, con total probabilidad, el Festival volverá con más estadísticas y retos desde Países Bajos, que celebrará Eurovisión tras su quinto triunfo, el primero en el siglo XXI, ya que su última victoria se dio en 1975. Curioso, además, es que el país no logró pasar a la final nunca desde el año 2005 hasta el año 2012. Es evidente que el que la sigue, la consigue. Habrá que ver cuando es el turno de España, porque nuestro país, al menos sus eurofans, también tienen ganas pero, de momento, Miki vuelve a las últimas posiciones, de las que no nos escapamos desde 2014. Ese maravilloso año Ruth Lorenzo fue décima. Y hay que remontarse hasta 1995 para ver el último podio de España, un segundo puesto con Anabel Conde. Y, peor todavía, nuestra última victoria de dos que tiene nuestro país. Hace cincuenta años ganaba Salomé por última vez para España. Seguiremos esperando. Enhorabuena, mientras tanto, a Países Bajos. Pero os dejamos con algunas anécdotas de este Eurovisión 2019:

  • Alemania es el único país que hubiera acabado con 0 puntos de haber sido por el televoto. Pero finalmente acabó 24ª con los 32 puntos del jurado.
  • La actuación de Miki fue el minuto de oro del día en televisión, seguida por 7,20 millones de espectadores en TVE, lo que supuso un 42,2% de la audiencia.
  • Miki consigue la 5ª puntuación más alta en el televoto de Eurovisión de España desde el año 2004.
  • El jurado profesional de España dio sus 12 puntos a Suecia, seguida de Australia (10 puntos) y Países Bajos (8 puntos). En cambio, el televoto de España dio sus 12 puntos a Italia, seguida de Suiza (10 puntos) y Países Bajos (8 puntos).
  • El jurado profesional de Montenegro dejó a San Marino entre primera y quinta posición en la semifinal. Sin embargo, el mismo jurado dejó última a San Marino en la final.
  • Si se contabilizase el ránking completo del televoto de cada país, en lugar de contabilizarse solo los diez países más votados, España hubiera sido décima.
  • El país que más “12 points” recibió del televoto fue Rusia, en un total de 11 ocasiones, seguida de Noruega, a la que votaron con la máxima puntuación la audiencia de 8 países. Por su parte, la ganadora, Países Bajos, solo obtuvo dos veces la máxima valoración de la audiencia.
  • En los últimos cinco años, el jurado profesional de Portugal solo nos ha dado 2 puntos. Sin embargo, su audiencia, mediante el televoto, nos ha hecho sumar 47 puntos. Este año, España fue la más votada por los espectadores portugueses, pero su jurado profesional dejó a Miki en 23º lugar.
  • Los 53 puntos del televoto de 2019 a España se reparten así: 12 puntos de Portugal, 7 de Francia, 6 de Bélgica, 5 de Suiza e Israel, 4 de Chipre y Grecia, 3 de Países Bajos, 2 de Reino Unido, Azerbaiyán y Serbia, y 1 de Dinamarca.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Imágenes: Eurovision.tv

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.