El Día de Reyes es uno de los que más recordamos y deseamos todos desde que somos pequeños. Porque supone una gran jornada de ilusión para millones de niños, que abren sus regalos, disfrutan de sus familias y pueden tener un último respiro de vacaciones de Navidad. Pero también es momento goloso, dulce por excelencia, para coronar y castigar a la persona que mejor y peor se ha portado este año. Hablamos del Roscón de Reyes, un postre delicioso, que tiene tantas variantes y posibilidades como gustos tengan sus comensales. Desde los más tradicionales con el clásico cabello de ángel hasta los más arriesgados con cremas y sabores innovadores, pasando por los básicos de nata y trufa. ¿Quieres preparar el tuyo? Os compartimos la auténtica receta. ¡A probar!

Ingredientes para el Roscón de Reyes:

  • 650 gramos de harina,
  • 250 mililitros de leche tibia,
  • 30 gramos de levadura,
  • 120 gramos de azúcar,
  • 120 gramos de mantequilla derretida,
  • 3 huevos y 1 yema,
  • 10 gramos de sal,
  • 2 cucharadas y media de agua de azahar,
  • Ralladura de las pieles de 1 limón y 1 naranja,
  • 1 naranja,
  • Frutas escarchadas, al gusto,
  • Figuritas horneables.

Preparación:

Mezclamos en un bol de gran tamaño un poco de la leche tibia con tres cucharadas de harina. Añadimos la levadura y removemos. Se tapa todo y se deja fermentar la mezcla unos veinte minutos en un lugar cálido para que pueda hacerse mejor. Una vez la masa esté fermentada, cogemos otro bol y comenzamos a mezclar, también, el resto de la harina y el resto de ingredientes: el azúcar, la ralladura de limón y la de naranja, la sal, el resto de la leche y dos de los huevos. Por último, incluimos la masa fermentada, el agua de azahar y la mantequilla derretida. Removemos todo hasta que quede una masa homogénea y reservamos.

En una superficie lisa (la encimera o una mesa, por ejemplo), enharinamos la superficie y amasamos, durante unos minutos, la mezcla con nuestras manos. Si viéramos que es necesario, podemos añadirle un poco más de harina a nuestra masa para poder trabajarla bien. La idea es darle forma de bola a nuestra masa y, una vez bien amasada, poder guardarla en un recipiente hermético, o taparlo con uno o dos paños húmedos durante un par de horas en un lugar cálido y sin corrientes. Hay que tener en cuenta que la masa crecerá el doble de su tamaño, por lo que el recipiente ha de ser bastante más grande que la masa original.

Roscon Reyes 002Cuando tengamos el resultado, pasadas las horas, enharinamos de nuevo la superficie lisa y volvemos a amasar la mezcla para, ahora sí, dar forma a nuestro roscón, logrando esa forma circular y con el agujero en medio, que podemos lograr con facilidad utilizando nuestros propios dedos. Aunque nos parezca grande elagujero, es imprescindible que lo sea, porque al hornearlo, reducirá su tamaño, por lo que no tengamos miedo en exagerarlo bastante. Pero, antes de hornearlo, dejamos reposar nuevamente la masa durante una hora, bien cubierta y en un lugar caliente. Un truco que emplean los pasteleros para esta parte del proceso es meterlos en el horno que previamente habremos encendido a solo 50ºC, y que tendremos apagado mientras la masa se reposa.

Cuando haya reposado, pintamos nuestro roscón con el tercer huevo que nos quedaba, y decoramos con lafruta escarchada, aunque también podemos incluirle almendras laminadas, azúcar glass o cualquier otro alimento decorativo que nos guste. Y, naturalmente, pasamos al momento de la figurita: tendremos que esconderla bien dentro de la masa, aunque podemos incluirla tras la cocción.

Una vez decorado, metemos el roscón en el horno, precalentado a 180ºC durante unos quince o veinte minutos, dependiendo de la fuerza y el tamaño de nuestro roscón. Cuando esté listo, lo sacamos y dejamos enfriar, y lo cortamos por la mitad en modo horizontal, para poder rellenarlo con nuestro sabor escogido: nata, trufa, cabello de ángel, crema, mousse de frutas o cualquier otra posibilidad. También podemos aquí introducir y esconder bien nuestra figurita y el haba, para poder premiar y castigar a los comensales que los encuentren. Dejamos enfriar nuevamente y…. ¡Buen provecho!

Imágenes: (cc)

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.