Las veinticuatro valencianas que conforman las Cortes de Honor de las Falleras Mayores de Valencia han podido mostrar ya las telas de los que serán sus trajes oficiales. Si bien algunos de ellos ya están prácticamente terminados para las niñas y para las mujeres, lo cierto es que estos trajes, sus tejidos, dibujos y colores son uno de los secretos mejor guardados en el mundo de las Fallas. Para el caso de la Corte Infantil, el Ateneo Mercantil de Valencia fue el lugar elegido por l’Atelier de la Seda para albergar la presentación de los tejidos que portará la Corte de Honor de Sara Larrazábal durante el próximo año. Una presentación que estuvo amenizada también por una exposición de los productos de telar de la firma.

L’Atelier de la Seda, empresa valenciana dedicada a la investigación y recuperación de los tejidos de indumentaria tradicional se encargará, además, de la confección de los vestidos. Arturo Torremocha, recreador de indumentaria antigua y docente de técnicas de patronaje y costura tradicional, es el responsable del proyecto.

Para las niñas, Torremocha ha escogido el dibujo Cintia para el primer traje oficial y Roser para el segundo. Se han seleccionado tejidos brocados que combinan hilaturas de seda y de algodón. Estas hiladuras tienen la particularidad de que han sido realizadas por una empresa de la Comunidad Valenciana que se sirve de materias primas de carácter ecológico, así como recicladas, mediante un proceso que no consume agua ni produce emisiones CO2 a la atmósfera. También han sido sometidas a un tratamiento especial de impermeabilización que, de manera exclusiva, realiza l’Atelier de la Seda.

La distribución de colores para el primer traje, con dibujo Cintia, es la siguiente: Coral para Daniela Sanchis y Aroa Martínez, zafiro para Raquel Ganau y Daniela Guillén, marrón canela para Marta García y Zaira Nácher, amarillo maíz para Carla Sancho y Adriana Juan, trévol para Mimpa Ferrer y Celia Vicedo, y carmesí para Laura Fontes y Lucía Guijarro.

Para el segundo traje, del siglo XVIII, con dibujo Roser, los colores elegidos son: Blanco perla para Daniela Sanchis y Aroa Martínez, rosa empolvado para Raquel Ganau y Daniela Guillén, esmeralda suave para Marta García y Zaira Nácher, ciclamen para Carla Sancho y Adriana Juan, azul real para Mimpa Ferrer y Celia Vicedo, y marrón chocolate para Laura Fontes y Lucía Guijarro.

Por su parte, la Corte de Honor 2019 presentó las telas de sus trajes, creados por la firma Vives y Marí, en el hotel Astoria Palace, engalanado para una noche muy especial para las compañeras de viaje de la Fallera Mayor de Valencia, Marina Civera. En esta ocasión, el indumentarista Eduardo Cervera será el encargado de confeccionar los dos vestidos. El primero será del siglo XIX y el segundo del siglo XVIII.

Además, durante la presentación de las telas, también se dio a conocer que el primer traje, que lucirán el día de la Exaltación, se confeccionará con un lampas de seda natural de nombre Dignidad. Un diseño que pertenece a la colección de dibujos del archivo histórico de Vives y Marí. Tal y como explicaron, es un dibujo de composición clásica de finales del siglo XVIII, basado en un importante ramo central rodeado por una orla de metal y pequeñas flores. Un tejido con dieciséis colores de trama y metal oro.

Además, para los corpiños de manga larga, se ha tejido un grabado a juego con el diseño Dignidad. Los colores escogidos para estas telas son: Pruna para Susana Yagüe y Neus Lozoya, Rosa Lagon para María Cavero y Azahara Vallet, Verde Turia para Raquel Avivar y Ana Ebri, Soleil para Elena Rivero y Laura Bennasar, Borgoña para Andrea López y Marta Alacreu, y Aubergine para Laura Carballeda y Paula Santarrufina.

Por su parte, el tejido del segundo traje oficial, reproduce un dibujo que lleva el nombre de Rumball. Dibujo característico de principios del siglo XVIII donde se intercalan los motivos florales con su fondo listado. Está trabajado con doce colores de trama y cabe destacar también la ausencia de metal.

En el segundo traje los colores escogidos son: Negro para Susana Yagüe y Neus Lozoya, Verde para María Cavero y Azahara Vallet, Granate para Raquel Avivar y Ana Ebri, Azul para Elena Rivero y Laura Bennasar, Gris para Andrea López y Marta Alacreu, y Beige para Laura Carballeda y Paula Santarrufina.

En esta noche tan especial para la Corte de Honor de 2019, también estuvo presente la Fallera Mayor de Valencia, Marina Civera, que compartió con sus compañeras las impresiones de estas sedas tan elegantes. Desde hace más de 60 años, Vives y Marí es una firma pionera en el oficio del arte de la seda Valenciana. Un elaborado proceso artesanal que perdura hoy en día pasando de padres a hijos: tres generaciones que han garantizado en cada momento de su historia la alta calidad de sus productos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Imágenes: Junta Central Fallera

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.